Cuatrocientos años de pulso constante son muchos latidos